Michael J. Fox y su lucha contra el Parkinson

Seguramente recuerdas la película icónica de los 80, regreso al futuro. Y dentro de sus protagonistas al joven aventurero del tiempo Marty McFly. El nombre del actor es Michael J. Fox. Pero tal vez lo que desconoces es que pocos años después del estreno de la última película de la trilogía que consagró su fama, él fue diagnosticado con enfermedad de Parkinson, tan solo tenía 29 años, tenia pocos años de matrimonio y su primer hijo no cumplía los 2 años.

 

El actor describe a la revista People que una mañana de 1990 se despertó notando que el dedo pequeño de su pie izquierdo se retorcía de forma incontrolada. Tuvo que pasar un año para que un neurólogo llegara al diagnóstico de su enfermedad.

 

Fox, que ahora tiene 57 años, decidió olvidar el diagnóstico enfocándose en su trabajo y cuando no fue suficiente se refugió en el alcohol.

 

Una mañana de 1992, Fox volvió a su casa tras una noche de copas y cayó rendido en el sofá con una lata de cerveza derramándose sobre la alfombra. Allí lo encontró su esposa y su hijo de tres años. “Miré lentamente a mi mujer de los pies a la cabeza esperando encontrarla realmente enfadada”, comenta Michael, “pero no lo estaba. Estaba aburrida”.

 

Aquella cerveza fue el último trago. El actor buscó ayuda profesional para aceptar su enfermedad cambiando radicalmente la manera de ver su vida y de afrontar su enfermedad. “Empecé a pensar que podía seguir adelante”.

 

En 1998 hizo público que padecía enfermedad de Parkinson y desde entonces se convirtió en ferviente promotor de la investigación de esta enfermedad creando en el año 2000 la Fundación Michael J. Fox dedicada a buscar apoyo y financiación para esta finalidad.  Según la revista Forbes esta fundación es el segundo mayor donante para la investigación del párkinson en Estados Unidos. En 2007 la revista Time le nombró una de las 100 personas “cuyo poder, talento o ejemplo moral está transformando el mundo”, En 2010 recibió un doctorado honorario en medicina del Instituto Karolinska por su contribución a las investigaciones sobre el Parkinson y otro doctorado honorario en leyes por parte de la Universidad de Columbia Británica.

 

Ahora enfrenta su enfermedad de una manera positiva viviendo un día a la vez, ha sobrepasado los pronósticos iniciales que le aseguraban que sería activo profesionalmente solo hasta el 2001. En sus propias palabras: “Es muy fácil ser optimista. Esta es mi vida. ¿De qué hay que quejarse?”.

 

Sobre el caso de superación del actor el Dr. Steven Frucht, director de trastornos del movimiento de Langone Health de Nueva York menciona “Esta es una demostración de que para muchos pacientes, el Parkinson es algo con lo que viven y se adaptan. No define lo que hacen y no define cómo se mueven por el mundo “. “Los pacientes dicen: lo tuve ayer y no afecta lo que hago hoy o mañana”.


Fuentes:

https://people.com/tv/michael-j-fox-tracy-pollan-happy-marriage/

https://www.nytimes.com/interactive/2019/03/01/magazine/michael-j-fox-parkinsons-acting.html

Comparta sus opiniones